Press Release

La iniciativa Pristine Seas de National Geographic leva el ancla y parte a una expedición al Pacífico de cinco años para ayudar a proteger la colección de tesoros de la vida oceánica.

National Geographic Pristine Seas lanzó The Global Expedition: cinco años explorando el remoto Pacífico tropical para apoyar los esfuerzos locales de conservación en el ecosistema oceánico más diverso del mundo. Foto de Manu San Felix/National Geographic Pristine Seas.

National Geographic Pristine Seas lanzó The Global Expedition: cinco años explorando el remoto Pacífico tropical para apoyar los esfuerzos locales de conservación en el ecosistema oceánico más diverso del mundo. Foto de Manu San Felix/National Geographic Pristine Seas.

Photograph by National Geographic Pristine Seas lanzó The Global Expedition: cinco años explorando el remoto Pacífico tropical para apoyar los esfuerzos locales de conservación en el ecosistema oceánico más diverso del mundo. Foto de Manu San Felix/National Geographic Pristine Seas.

Un equipo de expertos oceanográficos de renombre internacional colabora con los Gobiernos, las comunidades y los investigadores del océano Pacífico para hacer que el espíritu de la exploración se ponga al servicio de la protección los hábitats oceánicos y la vida silvestre que albergan.

Papeete, Tahití (24 de mayo de 2023) — En medio de la escalada de amenazas que sufre el océano —desde los plásticos y el calentamiento global hasta la sobrepesca— el proyecto Pristine Seas de National Geographic lanzó hoy The Global Expedition (La expedición global), una nueva y audaz aventura oceánica. Fundándose en los cimientos de su legado de haber ayudado a instaurar 26 áreas marinas protegidas en todo el mundo, sumado a la creación de cientos de estudios científicos y más de 30 películas documentales, los expertos explorarán durante cinco años el Pacífico tropical remoto en una misión que tiene como fin apoyar las iniciativas de preservación locales en el ecosistema oceánico más diverso del mundo.

El equipo de Pristine Seas de National Geographic trabajará a bordo de su buque equipado para la expedición, el E/V Argo, en colaboración con los Gobiernos y las comunidades de las islas del Pacífico central y occidental, los pueblos indígenas y locales, y los científicos marinos locales. Juntos estudiarán, documentarán e identificarán el potencial de ampliar las protecciones en aguas que son decisivas para la supervivencia de lo que estos países llaman el Continente del Pacífico Azul. En última instancia, esperan poder fundamentar el establecimiento de nuevas áreas marinas protegidas, con planes de administración y financiamiento sostenibles en cada una de ellas. El éxito de la misión es esencial para dar lugar a una iniciativa más amplia de lucha contra el calentamiento global, la inseguridad alimentaria y la pérdida de naturaleza protegiendo el 30 % del planeta para el año 2030 (30x30).

“La salud del Pacífico tropical es una necesidad esencial para las personas que viven allí y para cada uno de los que habitamos el planeta, porque el océano es un elemento clave de nuestro sistema de soporte vital”, explica Enric Sala, explorador residente de National Geographic y fundador de Pristine Seas. “Por eso esta misión es una oportunidad que nos llena de entusiasmo, ya que permitirá restaurar la vida marina y generar más beneficios en las comunidades y economías locales. Emprendemos esta aventura con esperanza porque hemos sido testigos de la increíble capacidad de la vida oceánica de sanarse: si tan solo le diéramos al océano lugar para ello”.

Como líderes en el estudio del océano, Pristine Seas lleva el espíritu de la exploración espacial a una iniciativa internacional de restaurar los ambientes oceánicos que sustentan la vida en la tierra. Argo es su explorador Apollo, su sumergible de tres asientos, el DeepSee, es su equivalente a un módulo de aterrizaje lunar, aunque uno que puede descender más profundo que la altura de la torre Eiffel. Sus “cámaras de caída”, cámaras empotradas en esferas de vidrio que viajan seis kilómetros por debajo de la superficie, funcionan como sondas espaciales de profundidad, y BoxFish Luna, un robot operado remotamente, puede explorar las aguas intermedias.

El equipo de ciencias de Pristine Seas ha desplegado estas herramientas en 40 ubicaciones de polo a polo, y trabaja desde la superficie adentrándose en las profundidades de las aguas, algunas de las cuales nunca han sido exploradas por los humanos. Su firme compromiso ha producido más de 250 estudios revisados por pares que han derribado drásticamente suposiciones que se sostuvieron por mucho tiempo sobre los ecosistemas marinos. También han revelado el poder que tienen las áreas totalmente protegidas de restaurar la merma de peces, arrecifes de coral y bosques de alga: beneficios que también respaldan la salud de aguas adyacentes que son esenciales para la pesca y las economías turísticas locales. La evidencia ya ha inspirado la creación de 26 áreas marinas protegidas que abarcan más de 6,5 millones de kilómetros cuadrados —un área equivalente a dos tercios el tamaño de los Estados Unidos—.

Actualmente, Pristine Seas dirige el Argo a las naciones de las islas del Pacífico central y occidental , una región equivalente a tres veces el tamaño de los Estados Unidos que sustenta a la biodiversidad más grande de la Tierra. La primera etapa de esta operación cubrirá 6400 kilómetros (4000 millas) solo en 2023, y explorará el océano desde la superficie hasta unos 6000 metros (20 000 pies) de profundidad en las aguas, llegando a distancias nunca antes sondeadas por el hombre. Durante el primer año de la Global Expedition, Pristine Seas responde a invitaciones para colaborar con los Gobiernos y las comunidades en las Espóradas Ecuatoriales del sur en Kiribati; Tongareva, Islas Cook; Niue; Estados Federados de Micronesia, y Palaos, con el fin de ayudarlos a establecer áreas marinas protegidas y apoyar su uso sostenible.

El E/V Argo, un barco de expedición modernizado que se usará en el recién lanzado National Geographic Pristine Seas: The Global Expedition, donde el equipo pasará cinco años explorando el remoto Pacífico tropical para apoyar los esfuerzos locales de conservación en el ecosistema oceánico más diverso del mundo. Foto de Steve Spence/National Geographic Pristine Seas.

Pristine Seas ha trabajado con comunidades locales e indígenas en todo el mundo brindando apoyo a sus visiones de conservación y ayudando a los pescadores locales a proteger sus aguas para las próximas generaciones. Por ejemplo, el equipo se encuentra trabajando con los inuit y las primeras naciones en el Ártico y subártico canadiense en apoyo a sus iniciativas para crear áreas marinas protegidas en las comunidades indígenas, así como con el pueblo kawésqar en el sur de Chile para proteger sus fiordos vírgenes de la destrucción y la contaminación generada por las granjas industriales de salmón. Por otra parte, el equipo tiene previsto promover una red de administradores y profesionales de áreas marinas protegidas para facilitar y alentar el intercambio de experiencias, desafíos y éxitos entre las comunidades, los expertos y los científicos.

Su colaboración con las comunidades indígenas y locales continuará en su expedición por el Pacífico. Ya han trabajado en la región con las islas Pitcairn, Kiribati, Niue y Palaos.

“Todos los días, nuestro equipo mostrará al mundo la impresionante belleza de este universo acuático, al tiempo que proporcionará evidencia científica que demuestra el valor, para los pueblos y el planeta, de proteger áreas tan claves en el Pacífico tropical”, dice Sala. “Como científicos y narradores que hemos dedicado casi dos décadas a redefinir nuestra comprensión de los ambientes oceánicos sanos, nos entusiasma trabajar con las comunidades de las islas del Pacífico y aprender de ellas, que han mantenido estas aguas por miles de años”.

Viaje en el tiempo por los mares antiguos: la revelación de un portal a un futuro mejor

Pristine Seas ha redefinido nuestro conocimiento de la vida en los mares gracias a los años que dedicó a enviar a sus buzos, sumergibles y cámaras en las aguas profundas libres del impacto humano. Sala lo describe como una forma de viaje en el tiempo: esto proporciona evidencias de cómo se veía todo antes de que los seres humanos interactuaran con los ecosistemas marinos, desde los tiburones y los meros hasta la combinación de bacterias microscópicas y algas en el agua (el microbioma marino). Estas observaciones han aportado un punto de partida científico para el uso estratégico de las áreas marinas protegidas con el fin de revivir y aumentar la productividad y resiliencia de nuestro océano.

Entre los notables hallazgos a cargo del equipo de Pristine Seas se destaca el hecho de que los tiburones y otros “superdepredadores”, que ni siquiera habían sido mencionados en la literatura científica académica con relación al bienestar los arrecifes, son esenciales para la supervivencia de los arrecifes. Los estudios que llevó a cabo Pristine Seas han documentado de qué manera su voraz apetito genera una renovación constante de la vida —lo que se llama “pirámide de biomasa invertida”— que hace que los arrecifes se mantengan resistentes a factores de estrés como los eventos de blanqueamiento del coral que provoca el calentamiento global.

“Los estudios científicos anteriores omitieron el importantísimo rol de los tiburones porque el trabajo se hizo en áreas de fácil acceso que habían sido degradadas o estado expuestas a la sobrepesca”, agrega Alan Friedlander, director científico de Pristine Seas. “Eliminamos este sesgo adentrándonos en regiones remotas como las Espóradas Ecuatoriales del sur o la isla Salas y Gómez en Chile y mostrando cómo funciona un ambiente oceánico verdaderamente inmaculado y sano”.

Su trabajo también ha puesto de manifiesto el poder de las áreas totalmente protegidas, donde la pesca está prohibida, para acercar este pasado al presente. Han documentado que las poblaciones de peces en estas zonas pueden aumentar rápidamente un 500 por ciento o más en un período de cinco a diez años. Sus estudios revelan cómo esta recuperación activa una “cascada” de impactos ecológicos beneficiosos que restaura la complejidad de todo el ecosistema. Estos beneficios no se observan en áreas parcialmente protegidas que permiten la pesca comercial.

Sin embargo, el trabajo de Pristine Seas ha demostrado que las áreas totalmente protegidas aumentan de manera significativa la salud de los hábitats pesqueros locales que son esenciales para la seguridad alimentaria, mientras que también contribuyen a la generación de empleos e ingresos por medio del ecoturismo. Actualmente, el equipo analiza de qué manera la recuperación de tiburones y otros peces depredadores en un área protegida de las Espóradas Ecuatoriales del sur permitió la rápida recuperación de los arrecifes después de un acontecimiento de calentamiento del océano sin precedentes y devastador como fue “El Niño” en 2016, en comparación con los arrecifes de áreas no protegidas que no se recuperaron.

Asimismo, la investigación de Pristine Seas fue la primera dentro de la ciencia académica que mostró que la cantidad de carbono liberado del fondo marino cada año debido al arrastre de red de los “pesqueros de fondo” equivale a la cantidad generada por la industria aeronáutica. Con este hallazgo, ahora existe la posibilidad de generar incentivos financieros vía mercados de carbono que promoverían su uso restringido.

“Estamos ansiosos por conocer a los pueblos de las islas del Pacífico y compartir con ellos todo lo que hemos aprendido”, agrega Friedlander. “Son descendientes de pueblos que navegaban frecuentemente por miles de millas de océanos en una época en la que gran parte del resto del mundo era apenas un territorio abandonado. Además, suman siglos de experiencia en el uso de las reservas marinas y los cierres de pesca para mantener el buen estado de los mares”.

Al igual que con las exploraciones anteriores, Pristine Seas invita a todos para que se suban a bordo de este viaje. La tripulación está formada por cineastas y narradores de National Geographic que han producido varios documentales de enorme prestigio. La próxima misión presentará nuevas capacidades de transmisión de video, audio y datos en vivo, que permitirá acceso en tiempo real y sin precedentes a la cautivante exploración del océano y a ciencia de vanguardia. La Global Expedition será una plataforma para que las comunidades locales den a conocer sus historias a todo el mundo.

Agradecemos el apoyo generoso de nuestros donadores, sin los cuales nuestro trabajo no sería posible: Bezos Earth Fund, Bloomberg Philanthropies, Lindblad Expeditions, Waitt Foundation, LGT - Venture Philanthropy, Dutch Postcode Lottery, Walmart Foundation, Don Quixote Foundation, Inclusive Capital Partners Foundation, Roger Sant, Philip Stephenson Foundation, Campbell Foundation for the Environment, Oracle Education Foundation, Heinz Family Foundation, Serventi Family Foundation y varios donadores privados.

###

Acerca de Pristine Seas

Pristine Seas trabaja con comunidades locales e indígenas, Gobiernos y otros socios para ayudar a proteger lugares vitales del océano por medio de una combinación única de investigación, participación comunitaria, trabajo en políticas, y comunicaciones y medios estratégicos. Desde 2008, nuestro programa ha dirigido 38 expediciones en todo el mundo y ha ayudado a establecer 26 reservas marinas, que se extienden por más de 6,5 kilómetros cuadrados de océano.

Media Contact

General Media Contact
If you are a member of the media with an inquiry or interview request, please call during regular business hours or email
pressroom@ngs.org
(202) 857 7027
Emily Pitts
Sr. Manager, Impact Communications
epitts@ngs.org
202-768-0330
Emily Kelly
Communications Manager, Impact Communications
ekelly@ngs.org
Back to Top
About National Geographic Society

The National Geographic Society is a global nonprofit organization that uses the power of science, exploration, education and storytelling to illuminate and protect the wonder of our world. Since 1888, National Geographic has pushed the boundaries of exploration, investing in bold people and transformative ideas, providing more than 15,000 grants for work across all seven continents, reaching 3 million students each year through education offerings, and engaging audiences around the globe through signature experiences, stories and content. To learn more, visit www.nationalgeographic.org or follow us on Instagram, LinkedIn, and Facebook.